de.efe

crónicas mexicas

lunes, noviembre 07, 2005

dia de muertos - 1 y 2 de noviembre

adornar las mesas con flores anaranjadas y peculiarmente perfumadas, los xempanxuchis (cempasúchil, tzempantzuchis o el más correcto etimológicamente: zempoaxóchitl), flores de día de muertos. son dos días en que los mexicanos van a pasar tiempo activo con sus muertos. a traerlos a la vida. a darles comida. a darles de chupar. a adornar las mesas con flores anaranjadas y peculiarmente perfumadas, los xempanxuchis, flores de día de muertos. se esparcen los pétalos de xempanxuchis por el suelo, formando un camino desde la puerta de la casa hasta el altar para conducir a los difuntos visitantes.



darles cigarros, golosinas, agua, café, tequila, pulque, frijoles, bananas, cacahuates, guayabas, pan de muertos (dulce, cierto gusto a anís, masa tipo factura de grasa azucarada, con diseño en cruz de huesitos). se colocan calaveritas (“calacas”) de azúcar, se ponen fotos, recuerdos u objetos alusivos de los muertos que se convocan. banderines de papel con motivos tanáticos. un hornito donde arde copal (resina de un aromático árbol que se da por estas tierras). veladoras encendidas, cirios y velas de grandes dimensiones, que aguanten toda la noche, sirven para que los muertos encuentren el camino al altar. todas las casas arman su ofrenda, he aquí la ofrenda-altar que hemos hecho en la casa de tepepan.

fiesta que en otras partes del mundo puede adquirir visos paganos o directamente de mal gusto, en mexico se festeja a la muerte con color, ruido, escabio y comida (o sea, a la mexicana): “el muerto al cajón y el vivo al fiestón”. fiesta de prehispánicas raíces que atraviesa estratos sociales. que se modaliza según las posibilidades de cada casa. según los muertos de cada familia. ésta es la mesa que la mamá de rodrigo, puestero del mercado de xochi, preparó para la noche de los niños difuntos:

en los mercados circulan flujos de mercancías para día de muertos, coloridos banderines, golosinas con formas y motivos del inframundo, figuritas de calaveras, maquetas de teatros de muertitos, hornitos e inciensos para todos los gustos.


pasear por el panteón nativitas de noche. un cementerio entre otros de xochi. la gente arma fogatas junto a las tumbas de los muertos. se quedan a dormir allí con ellos. todas las tumbas tienen velas, flores, bebida. aunque hay algunos muertitos que no, que no los están acompañando, con ellos nos sentamos entonces un rato, les convidamos un trago.

con la tradicional fiesta de muertos coincide cierta emulación de halloween (jálouin): en principio todo el asunto nos participa cierto desagrado en virtud de colonialismo cultural yanquilandi: niños vestidos de cosas supuestamente terroríficas como brujas, esqueletos y toda esa madre, muchas arañas colgando de ramas. piden frutas y golosinas con calaveras tipo yanquis. en fin, lo que hemos visto en series y películas hechas por esta gente.

[hay algunos niños que ya están un poco grandes para todo el asunto, como el que vemos debajo, que vino a pedir su calavera pero no lo dejamos pasar].

la cuestión es que en xochimilco el patrón cultural impuesto desde el gavacho muta: las rimas que los niños entonan exhiben más creatividad que el mogólico “dulce o travesura” de los niños gringos [“con los huesos de mi suegra voy a hacer una escalera y a pedir la calavera”, “ya llegó el chavo del ocho, a pedir su bizcocho”, “ya llegó la chilindrina, a pedir su mandarina”, o el ya más amenazante “ya llegó florinda mesa, a pedir toda la mesa”]; los niños entran en las casas [algunas decoradas a propósito con motivos de jalouin]; la proliferación de ahorcados [corríjanme los sabios acerca de jálouin, pero yo no tengo vistos tantos ahorcados colgando de los primeros pisos de las casas, con máscaras y camisas y sus tenis y sus jeans; tamaño natural siempre, cosa que en un principio llama la atención, salir de tu casa y ver un chingo de güeyes colgando de sogas que los sostienen de sus cuellos]; factor especialmente significativo: la mutancia, es decir, los mutantes, es decir, cae la noche y se puebla todo de niños que no son ya niños, de voz grave, de mirada más agresiva, oscilan entre doce y veinte años, arman barricadas antivehículos o usan sogas para detener la marcha y pedir, ya no paletas, dulces o frutas, sino varo, en sumas que van desde un peso hasta números más zarpados. conclusión: en xochimilco el patrón jálouin está mutanteado.

en la comunidad de san agustín ohtenco, en milpa alta: preciosa noche del 2 de noviembre. se lanzan globos hechos de “papel de china” para conducir a los muertos en el camino hacia el mundo de los vivos. se dice que las almas se guían con los globos y arriban directo al altar, a la casa que alguna vez fue su morada. la velada es alucinante, los globos son increíbles, enormes, todos suponen un trabajo en equipo, a veces son pequeñas fantasías, pero a veces se trata de zarpadas figuras de miles de pliegos de papel. la onda es ir inflándolos con aire caliente, hasta que tomen forma y se eleven. de ahí siguen viaje con fuego emplazado en la base de los globos. propulsados de este modo, suben bien o caen incendiados, creando situaciones de corridas entre la masa espectadora, alegre aunque en estas ocasiones algo asustada.

amenizan la velada un par de ingeniosos faroles. toca la "arrolladora banda limón": una maqueta-banda de calaveritas que suenan música mexicana de la mejor.

también un burrito de monterrey y un pavo real, ambos hechos de papel de china.

además, está el puerto de acapulco, con sus delfines y gaviotas, y la estrella de la noche, el "farol dinámico" de la pantera rosa, que baila descontrolada al son de "i will survive".

el último globo es el más zarpado. una estrella multicolor de cuatro mil pliegos, tardaron casi una hora en inflarla y echarla a volar. aunque lamentablemente era tan grande que terminó en fuego.

el globo sube en llamas, arde dirigiéndose hacia la torre de la iglesia. como la mayoría de los globos que ascienden incendiados, va hacia la parte más alta de la casa de dios, en la cual se enrieda y ocasiona un fuego sobre una mersa cruz luminosa de neón. una cruz en llamas, como para que no queden dudas del carácter pagano de la noche.

3 Comments:

At 9:09 a.m., Anonymous oswald ducrot said...

magmática y aluvional crónica rodi. muy buena. un encedido abrazo.

 
At 10:57 p.m., Anonymous Anónimo said...

Tengo entendido que el burrito del POLITECNICO es originario del pueblo de San Agustin Ohtenco y no de Monterrey.

Atte: Anònimo.

 
At 5:55 p.m., Blogger Katrina Amorob said...

Buenas las fotos del mercado de Xochimilco. Me pregunto por qué después de todos estos años no les he tomado fotos.

Éste año voy a pedir calaverita, por primera vez con alegría y recogijo a mis 19 años.

Como llevaré un traje apretadito y mucho maquillaje, creo que me sí dejarán entrar a la mayoría de las casas.

Nunca has visto el show de muertos en Caltongo? Ese es bueno.

 

Publicar un comentario

<< Home